Pasta filo rellena de pollo, verduras y salsa Tzatziki

Pasta Filo Rellena De Pollo

Pasta Filo Rellena De Pollo

Ingredientes para 4 personas

2 Pechuga de pollo

1 Cebolla

½ Pimiento rojo

½ Pimiento verde

1 Calabacín

Champiñones 100 gr.

1 Cucharada de aceite  10 gr.

Sal

Pimienta

2 Yogures natural desnatado

½ Pepino

Limón

Ajo

6 Hojas de pasta filo

Elaboración 

Corta las verduras en cuadrados grandes y póchalas en una sartén.

Coloca las verduras en un bol, añade las pechugas cortadas en tiritas pequeñas y un yogurt. Salpimienta y mezcla todo bien.

Coloca 3 laminas de pasta filo una encima de otra sobre la mesa de trabajo. Extiende la mitad del relleno, sin llegar a los bordes. Coloca encima otras 3 láminas más y extiende el resto del relleno. Dobla los bordes hacia adentro y enrolla en forma de cilindro, como si fuera un brazo gitano.

Coloca en una bandeja de horno sobre papel de horno y hornea a 190 ºC durante 30 minutos. Corta una porción y acompáñala con la salsa Tzatziki.

 Para la salsa Tzatziki

En un bol mezcla el yogur, pepino rallado, ajo picado y jugo de limón. Salpimienta a gusto y remueve hasta unificar todos los ingredientes.

Propiedades del Pollo

La carne de pollo es rica en proteínas de alta calidad, vitaminas y minerales, y su consumo aporta poca carga calórica y colesterol. El pollo es la carne que aglutina en mayor medida los beneficios de los alimentos de origen animal, y que posee en menor cantidad los elementos menos saludables de los mismos.

El consumo de carne de pollo aporta: El 30% de las necesidades medias de proteínas diarias. Sólo el 5% de las kcal. de una dieta estándar (filete pequeño pechuga de pollo).

Vitaminas
– B1: beneficios sistema nervioso

– B2: contribuye a la reproducción celular y a mantener sanas piel, uñas y cabello

– B3: transforma en energía lo que comemos

– B6: contribuye a la formación de glóbulos rojos

– Ácido Fólico: Ayuda a prevenir enfermedades cardiacas y en mujeres embarazadas, defectos en el tubo neural de los futuros bebés

Minerales

Fósforo: El ‘alimento del cerebro’. Forma parte de nuestras membranas celulares

– Hierro: Necesario para el buen funcionamiento del sistema inmunológico y la formación de la hemoglobina que transporta el oxígeno en la sangre

– Potasio: Influye de forma positiva en nuestro sistema nervioso y en el mantenimiento de nuestra musculatura.

Valor Energético: 260 kcal.