Germinados Caseros

Hoy os voy a proponer algo diferente, ir más allá de las recetas. Vamos a experimentar con la germinación casera. De modo muy fácil obtendremos germinados de gran contenido nutricional.

Recordamos que la germinación es el conjunto de cambios que se producen en una semilla por el cual el embrión pasa de la vida latente a la vida activa, para que nazca y comience a crecer la nueva planta.

Cuando las semillas germinan su contenido nutricional mejora y aumenta. Su riqueza en enzimas, clorofila, aminoácidos (proteínas), minerales, vitaminas y oligoelementos los convierte en alimentos de alto poder nutricional.

Germinados

Germinados

Utensilios necesarios

  • Un frasco de Vidrio de 1 litro con boca ancha
  • Un puñadito de lentejas ( 3-4 cucharadas)
  • Agua
  • Una tela fina o gasa y goma elástica para atar

Procedimiento

  1. Enjuagar las lentejas, colocar en el tarro de cristal y cubrir de agua (aproximadamente 3 veces el volumen de las lentejas).
  2. Dejar en remojo de 12 a 15 horas, en un lugar oscuro y cálido (por ejemplo una despensa).
  3. Transcurrido el tiempo de remojo, escurrir el agua y enjuagar bien con agua tibia.
  4. Escurrir bien y tapar la boca del tarro con una gasa o tela fina fijándola con una goma elástica. Dejar el frasco en un lugar cálido y oscuro.
  5. Colocar el frasco de cristal boca abajo u horizontal para facilitar la salida del exceso de agua. Mantener las semillas húmedas porque mucha agua o poco aire podrían crear hongos y moho.
  6. Una o dos veces al día es necesario enjuagar las semillas escurriéndolos posteriormente y colocando el tarro de nuevo boca abajo. Esto deberá hacerse entre 4-5 días.
  7. Cuando los germinados tengan 2 o 3 cm de largo, exponer a la luz solar indirecta unas 2 horas para que se active la clorofila, favoreciendo el aumento de la vitamina C.
  8. Terminado el proceso de germinación, los brotes se pueden guardar en la nevera, bien escurridos y secos, donde se conservarán sin problema durante más o menos una semana.
Germinados Paso A Paso

Germinados Paso A Paso

Conclusiones

Los brotes son un alimento predigerido, por lo tanto ayudan a su propia digestión, adecuado para estómagos delicados y permiten al organismo que descanse y se regenere.

El brote entero puede comerse, incluyendo las raíces y hojas. Son sencillos de preparar, mejor consumirlos crudos, porque la cocción destruye gran parte de su contenido nutricional. Se comen crudos en ensalada, salteados, en tortillas o formando parte de diversos platos cocinados (humus, bocadillo…), en estos se recomienda añadirlos al final para que no pierdan sus propiedades. 

Cualquier semilla de leguminosa o grano de cereal puede ser germinado, aunque, los más apreciados son: legumbres (alubias, garbanzos, lentejas, soja, alfalfa), cereales (trigo, cebada) y también de berro, rábano, calabaza, girasol, lino, sésamo, etc. El sabor y propiedades son variables.

Yo he optado por las lentejas que destacan por retrasar el envejecimiento y son ricas en proteínas, vitamina C y hierro.